Los jóvenes de doble filo

El valor de los jóvenes en las organizaciones

O cómo los nuevos talentos pueden mejorar o empeorar las expectativas de futuro de la empresa


 

Millennials, Generación Y, Nuevos talentos…. No importa la manera en qué llamemos a los nuevos jóvenes miembros de las organizaciones, algo está claro.. vienen pisando fuerte.

Se dice que esta generación es la mejor preparada de la historia, y es posible que no falte razón, ya que tienen una ventaja decisiva frente a los más Senior de las organizaciones: son digitales.

En una época donde parece haber una excesiva obsesión por lo tecnológico, las redes sociales, las APPs, etc… conocer a la perfección este mundo supone un plus frente al resto.

Si algo parece claro, es que la ambición por crecer de los millennials no tiene límite. Lo vemos todos los en días en televisión, Twitter, Facebook, Linkedin… un nuevo emprendedor logra crear una startup que consigue revolucionar el mercado y obtener el éxito.

Es posible que en alguna parte de nuestra organización podamos ver a un junior con unas altas capacidades tecnológicas y personales que le diferencian sobre el resto. Es probable que tengamos enfrente de nosotros al próximo Mark Zuckerberg o sencillamente el siguiente CEO de la empresa…

No nos engañemos, vivimos donde vivimos, somos vieja escuela, latinos, y aún no nos hemos adaptado al 100% a la era actual. Seguimos anclados en las jerarquías rígidas dónde pesan más los años que el verdadero talento.

Quizás la verdadera clave del éxito en las organizaciones resida en dar paso a las nuevas generaciones, dar la oportunidad que se merecen… Al fin y al cabo son ellos quienes liderarán el mercado, y es un hecho al que no se debe perder de vista. 

Dicho esto, hay algo que no debemos olvidar o dejar pasar: la experiencia es un logro que se va ganando año tras año, y contar con trabajadores senior en las organizaciones no deja de ser una garantía y un seguro frente a la inexperiencia, y ya se sabe:más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

En definitiva, no se trata de dar una prioridad absoluta a los jóvenes, pero tampoco relegarlos a tareas absurdas donde no poder sacar provecho de todo su potencial. 

Trabajar unidos la Generación X y Generación Y ,compartir sus conocimientos y habilidades, es la única manera de regenerar las organizaciones y no caer en el más profundo de los olvidos.

Lee más sobre delegar tareas en el siguiente entrada:

http://www.csconsulting.es/2016/07/11/el-dia-que-deje-a-los-empleados-hacer-lo-que-quisieran/

 

Publicaciones Relacionadas